COMO HACER UN MARKETING DIGITAL



Donde antes se usaban extensamente los anuncios de radio, la publicidad televisiva, las vallas publicitarias y la prospección telefónica, en nuestros días se han impuesto nuevas formas de marketing: envío de e-mails, banners on line, referencias naturales y pagadas, comercio online, marketing de contenidos, redes sociales, empleo de Big Data....



Es con la llegada de la Web diez que las empresas empezaron a diversificar sus formas de comunicación y venta. De esta forma aparecieron los primeros sitios de comercio on-line en 1994, el correo se transformó en una herramienta de distribución y los anuncios encontraron su sitio en los sitios web. Sin embargo, en aquel instante, era solo una aplicación de las técnicas tradicionales al sector digital. Los cambios reales aparecieron por primera vez con el nacimiento de Google y el énfasis en posicionamiento web en buscadores. Las compañías tuvieron que desarrollar nuevas habilidades y centrarse en su contenido en vez de centrarse en las técnicas promocionales tradicionales, proporcionando así beneficios reales a los usuarios de Internet. De hecho, pudieron acceder a información verdaderamente interesante y más completa, que ya no se limitaba a un catálogo de productos o a anuncios en color, prometiendo descuentos excepcionales.

Con unos pocos clics, los usuarios de Internet pueden dejar sus opiniones, compartir comentarios, chatear con el servicio de atención al usuario, unirse a una comunidad de marca, o bien incluso participar en el diseño de nuevos productos y servicios en cooperación con las empresas.





Es bastante difícil para las empresas francesas, así sean grandes conjuntos, pequeñas empresas, proveedores de servicios, empresas pequeñísimas, etcétera, evitar la transformación digital. En efecto, la enorme mayoría de los establecimientos están presentes en la Red de un modo u otro (sitio web, página en las redes sociales, artículos de prensa publicados on-line, banners, formulario de establecimiento por medio de Google...) y parece arriesgado desatender su presencia digital si no desea ser superado por la competencia. Por ejemplo, conforme una investigación de Médiamétrie realizado en 2017, los jóvenes pasan más tiempo en Internet que delante de sus televisores y, conforme CRÉDOC, el setenta y tres por cien de la población tiene un teléfono inteligente (¡el 90 por cien para los jóvenes de dieciocho a treinta y nueve años!) de uso diario para la mayoría de ellos.

Además de esto, Internet abre ocasiones en un mercado global al que antes era difícil acceder para las empresas locales. El Marketing Digital es, en consecuencia, tanto más importante cuanto que permite el acceso a millones de clientes potenciales en cualquier instante del día. Por lo tanto, la tecnología digital no sólo es una de las últimas tendencias, sino más bien asimismo una forma de acrecentar su volumen de negocios y su reputación utilizando todas las técnicas a su disposición.

Cuando la mercadotecnia tradicional se llama Outbound, las técnicas digitales son la respuesta al Inbound marketing. En otras palabras, es más fácil dejar que el usuario venga a , en vez de agobiarlo con publicidad que puede no interesarle. Gracias a Internet y a los motores de búsqueda, las compañías pueden generar contenidos que pueden interesar a los usuarios de Internet y a los usuarios de teléfonos móviles, que van a venir a buscar por sí mismos cuando sientan la necesidad. La prospección digital ya no funciona como la prospección comercial tradicional tal como la conocemos, puesto que ahora son los clientes del servicio los que están en demanda, donde los vendedores eran ya antes los responsables de encontrar nuevos clientes.

Además, todas y cada una de las tecnologías de seguimiento ofrecen a las compañías una ventaja significativa en el momento de orientar con precisión su publicidad. Gracias a las cookies, los datos GPS y las bases de datos, disponen de información valiosa para ofrecer contenidos útiles e interesantes para el usuario de Internet. Esto permite, por poner un ejemplo, mandar códigos promocionales dirigidos, retargeting, apuntar a una determinada categoría de la población con anuncios de Fb, etcétera Hoy en día, todo es más fácil gracias a la disponibilidad de los datos en tiempo real, para amoldarse de forma rápida a las necesidades y no perderse ningún cliente del servicio potencial.

Al paso que parece obvio que el marketing en Internet puede ampliar considerablemente la base de consumidores potenciales, asimismo es esencial ser siendo consciente de que es una forma muy eficaz de retener a los clientes del servicio existentes. Para ello se pueden utilizar varias palancas:

Recolección y análisis de datos, para conocer a los consumidores, ofrecerles lo que precisan y mostrarles el interés en su personalidad, para crear una conexión más fuerte con la marca.
La busca de una experiencia de usuario positiva, para ofrecer más que publicidad a los usuarios de Internet y a los usuarios de móviles. La meta es ofrecer un contenido que cuente una historia inmersiva y MARKETING DIGITAL divertida, para que el consumidor recuerde la marca, cree un vínculo especial con ella y quiera volver a entrar en contacto con ella. Por poner un ejemplo, mediante terminales táctiles o bien tótems interactivos ubicados en los puntos de venta o bien en los stands, es posible ofrecer servicios complementarios y de entretenimiento a los usuarios (fotografías de recuerdo, juegos, presentación del catálogo completo en versión 3D, etcétera).

Proximidad a los consumidores y la posibilidad de responder a sus preguntas casi por un instante mediante redes sociales como Twitter o Facebook Messenger, Chatbots, etc.

Ciertos movimientos "anti-inteligencia" y preocupaciones de salud sobre las nuevas tecnologías (riesgos de las ondas, pantallas, etcétera) podrían dudar el Marketing Digital. No obstante, en la actualidad nos encaramos a un número creciente de personas con teléfonos inteligentes, tabletas, relojes conectados y otros objetos conectados a Internet, lo que sugiere un futuro refulgente para el Marketing Digital.

Esto semeja tanto más cierto cuanto que las tecnologías evolucionan a alta velocidad y la revolución digital está lejos de haber dicho su última palabra, ofertando a las compañías poco a poco más ocasiones para comunicarse y fidelizar a sus clientes. Ya las primeras técnicas utilizadas en el Marketing Digital están perdiendo su eficacia, como es el caso de las campañas de afiliación o Display. Su impacto y rentabilidad ya no son suficientes frente a nuevos tipos de publicidad como la realidad virtual, que ofrece una experiencia mucho más inmersiva.

Esto es en especial cierto en el caso de las PDAs, que facilitan la vida diaria de los usuarios, ofreciéndoles contenidos enormemente adaptados. La RA asimismo ofrece nuevas posibilidades, al llevar los objetos virtuales al corazón de la realidad, en ocasiones aun sin que el consumidor los haya pedido.



.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *